Por: Lic. Rosa Coaricona

 

 

Vuelven las teorías de la reelección inmediata

Esta semana se mencionó el tema en la Comisión de Constitución, pero todos afirman que se trató de una "broma".
Para el presidente Alan García es un tema zanjado (desde mayo de este año), para sus congresistas es una broma que pueden lanzar en las sesiones de la Comisión de Constitución, y para otros es un proyecto que el gobierno guarda no bajo siete llaves, pero sí con la discreción que corresponde a un libreto de esta naturaleza.
 

Con la reelección inmediata, el presidente Alan García volvería a hacer lo que más le gusta: candidatear. (Foto. Rocío Orellana).

La posibilidad de restablecer la reelección inmediata en la Constitución vigente es un tema que volvió con sigilo al debate político esta semana. Los encargados de revivirlo fueron dos: el congresista Javier Velásquez Quesquén, quien el martes pasado causó un poco de chacota en la Comisión de Constitución al referirse al tema; y el ex parlamentario Gustavo Pacheco, quien en el programa de Juan Carlos Tafur reiteró que el gobierno cocina una modificación constitucional que permitiría la reelección del presidente García el 2011.

El primero ha descartado que su grupo parlamentario busque una reforma como esta, y acusa a la oposición de lanzar esta "especulación perversa". Sus colegas Víctor Andrés García Belaunde (AP) y Víctor Mayorga (PNP), sin embargo, todavía recuerdan cómo se les puso la carne de gallina cuando a Velásquez Quesquén se le dio por bromear con el asunto.

Gustavo Pacheco, en cambio, se lo toma con más seriedad. El ex escudero de Alejandro Toledo asegura que el gobierno podría proponer una reforma total de la Carta Magna, con Asamblea Constituyente de por medio, para lograr este objetivo. Con este primer paso -dice el futurólogo Pacheco- el Apra convencería al nacionalismo para que respalde su idea. El retorno de las dos cámaras, incluido en el paquete de reforma global que describe Pacheco, también podría convencer a Unidad Nacional.

Los posibles caminos

Los votos de la oposición, desde luego, serían pieza clave en este esquema. Para modificar la Constitución se necesita una votación con mayoría absoluta (más de 60 votos) ratificada mediante referéndum popular.

Con una aprobación presidencial que no supera el 40%, (la Universidad de Lima le da 37.9% de respaldo ciudadano en su última

 

Reforma a Carta Magna pasaría por la Comisión de Constitución. (Foto. Marco del Río).

encuesta), sería muy dificil que los supuestos promotores de la reelección presidencial apuesten por este esquema. La misma Constitución, sin embargo, contempla otra salida. Dos votaciones con mayoría calificada (80 o más votos) en dos legislaturas distintas y sucesivas.

No obstante, el constitucionalista y ex congresista Natale Amprimo cree que cualquiera de estas alternativas terminaría por polarizar al país, motivo por el cual la reelección inmediata -si ya está en la mente de algún dirigente aprista- sería descartada.

Como todo cocinero aficionado, Amprimo tiene una última receta bajo la manga: instalar en el país el régimen parlamentario. Es decir, dejar la elección presidencial en manos del Parlamento. Claro que para llegar a este punto se necesitaría de una reforma total del sistema político y de la Constitución.

Los antecedentes

El 15 de mayo de este año, el presidente Alan García se molestó un poco cuando le consultaron si pensaba presentar un proyecto que restablecería la reelección presidencial.

"No se me ha pasado por la cabeza, no me la he planteado, ni la he propuesto. Yo cumplo la Constitución siempre", dijo en aquella ocasión el líder aprista.

Y es cierto que ni el Presidente, ni su bancada han dicho algo oficial sobre el tema. Pero de acuerdo a la historia aprista eso no sería necesario. En 1986, el diputado chalaco Héctor Marisca, elegido por CODE, propuso que se modificara la Constitución del 79, vigente en ese entonces, para permitir la reelección presidencial.

Hoy, el viejo partido de Alfonso Ugarte podría recurrir a un nuevo vocero para tentar suerte. Candidatos no le faltan.

Claves

REFORMAS. Hasta el momento el Apra solo ha impulsado reformas puntuales en materia constitucional. Cuatro son sus prioridades: la renunciabilidad congresal, el voto facultativo, la reforma de la administración de justicia y el retorno al sistema bicameral.

DEBATE. El Apra mantiene la presidencia de la Comisión de Constitución, por donde se canalizaría cualquier reforma que permita la reelección inmediata.

Candado a la reelección

El artículo 112 de la Constitución precisa que el mandato presidencial es de cinco años, y que no hay reelección inmediata. Solo si transcurre otro periodo constitucional, el ex Presidente puede volver a postular.

Hasta el 5 de noviembre del 2000, la Constitución fujimorista de 1993 permitía la reelección presidencial. La ley 27365, sin embargo, modificó este texto e impidió que los presidentes se perpetuaran en el poder.

La Constitución del 79 no permitía, bajo ninguna circunstancia, la reelección. 

(Diario La República: Emilio Camacho)